Emprendedor pensando
Emprendedores, Iniciativa Emprendedora
13/02/2018
Agostina Simeonoff

¿Cómo saber si tienes madera de emprendedor?

Ser emprendedor está de moda en los últimos años. Muchas personas prueban suerte creando su propio negocio. La mayoría acaba retirándose, pero algunos triunfan en el mundo empresarial. ¿Qué has de tener para ser uno de estos elegidos?

Desde que somos muy pequeños nos han educado para aspirar a aquel trabajo que nos asegure un buen futuro y un copioso sueldo. Esto nos ha llevado en muchas ocasiones a contentarnos con algo que nos remunera una gran cantidad económica, pero no satisface nuestras necesidades. Son muchas las personas que tienen un gran sueldo pero no disfrutan haciendo su trabajo, es decir no tienen calidad de vida.

Siempre se ha dicho “el dinero no trae la felicidad pero ayuda a conseguirla”. Este dicho es totalmente cierto, pero en la actualidad muchas personas ya no se contentan con ver dinero, tienes más ambiciones y quieren ser los dueños de su propio destino, formando su empresa. Con estas iniciativas, las personas disfrutan en su día a día haciendo lo que les gusta. Por este motivo el número de emprendedores se ha multiplicado en los últimos años, ayudado por la falta de empleo generado por la crisis. Por ello, cada vez son más las personas que intentan ser sus propios jefes, aunque muchos son conscientes de que los inicios suelen ser complicados. Para ser emprendedor y triunfar a largo plazo hay que reunir una serie de características.

Principalmente es una forma de refugiarse contra el paro buscando nuevas soluciones. Muchos son lo que se lanzan a la aventura pero pocos los que se mantengan en ella. En los inicios, para muchos emprendedores los ingresos son mínimos o ausentes. Según algunas organizaciones de sindicatos y de autónomos entre el 60% y el 70% de los emprendedores deja la actividad dos años después de comenzar con ella. A partir de los dos primeros años, los que continúan no suelen tener problemas para divisar sus metas más próximas. Es el momento crucial que decide quien será finalmente emprendedor y quién tendrá que poner fin a esta etapa.

Emprendedora con el ordenador planificando

Emprendedora con el ordenador planificando | Foto: @rawpixel

¿Por qué lo dejan?

Habitualmente es porque falta un buen plan de negocio, nuevas ideas, o ganas tras ver que el planteamiento inicial se ha estancado. Esto se podría arreglar, ya que en la mayoría de ocasiones todo viene precedido de la ausencia de una buena cultura emprendedora.

¿Quién puede ser empresario?

Es una respuesta simple. Todas las personas puede formar su propio negocio, aunque para intentar ver más allá se dice que hay reunir tres requisitos considerados obligatorios.

  • Tener ganas e ilusión de trabajar por tu propia cuenta
  • Seguir formándote en el ámbito de su negocio. Reciclarse
  • Asumir y responsabilizarse de caídas y fracasos

Empezar con un negocio no es un trabajo fácil. Requiere de mucho sacrifico y compromiso. Hay que pensar que eres tu propio jefe y todo saldrá de ti mismo, es decir, si no te esfuerzas nada saldrá bien y el culpable serás tú mismo.

Antes de comenzar a emprender es bueno saber si reunimos las características que debe tener un emprendedor, aunque algunas de ellas se pueden adquirir con el paso del tiempo. No es una lista cerrada, pero si son unas cualidades a priori necesarias para que el proyecto puede llegar a tener éxito. Estas son las más importantes:

Emprendedor con traje

Emprendedor con traje | Foto: @alvinmahmudov

  • La toma de decisiones: Desde que uno crea el negocio va a tener que hacer frente a numerosas preguntas y muchas de ellas serán problemas. Al principio es cuando más problemas encontraremos. Según trascurra el tiempo, todo será más sencillo.
  • Iniciativa: Es una de las cualidades de los líderes y de los grandes empresarios. Ser los primeros en hacer algo y nunca tener miedo al fracaso, ya que siempre aprenderemos y estaremos atentos a corregir para futuras ocasiones.
  • El compromiso y la determinación: Hay que tener un plan de trabajo exigente a seguir con tal de que nuestros clientes no nos tomen en serio. El compromiso es clave desde el primer día.
  • Hay que diferenciarse de la competencia, es decir innovar en nuestros productos. Si creamos algo que ya está en el mercado es muy difícil asentarse. Debemos buscar artículos que llamen la atención del público y se reconozcan con nuestra marca.
  • Hay que ser positivos: Buscar más las cosas buenas más que las malas. Las segundas las podremos cambiar para próximas ocasiones. Hay que quedarse con lo bueno.
  • Siempre existe un margen de mejora: Habrá muchas personas que nos aconsejarán. La decisión sobre si hacerles caso es solamente nuestra, pero es imprescindible escuchar para poder seguir mejorando.
  • Forma un equipo: Por muy pequeña que sea la empresa es necesario contar con un equipo. Todos deben trabajar y tener la misma pasión que el jefe. Por eso hay que mantener a los trabajadores motivados e ilusionados con el proyecto.
  • Mirar por el retrovisor a la competencia: Habrá otras empresas de nuestro mismo sector y tenemos que tener el objetivo claro de ser más innovadores y mejores que ellas para poder llegar al éxito.
  • Crear una red de contactos (networking): Cualquier tipo de colaboración con otras empresas relacionadas con algo de tu negocio puede ser un buen tipo de empezar. El objetivo es posicionarte y que al verte unido a otra empresa te vean con una imagen más sólida. Además tendrá una repercusión mayor cuanto más grande sea la red de contactos.

En este vídeo podemos ver a Jean Claude Biver director ejecutivo de una marca de relojería y una de las voces más importantes en innovación. Biver menciona cinco factores vitales como la pasión, la visión, el coraje, la ayuda y la suerte. Además hay que añadir como mencionábamos antes un trabajo constante para poder llegar al éxito.

Quizás la más importante es que el jefe tenga una visión consolidada y de futuro a largo plazo. En estos aspectos interviene la felicidad de la persona, que le ayuda a estar satisfecho con su trabajo y disfrutar lo que hace en su día a día. Por ello es sociable, amable con su networking y siempre piensa en el futuro, para seguir creciendo y llegar a sus metas.

Uno de los mayores problemas de los emprendedores es el miedo. Ese temor a cambiar algo o probar algo nuevo y que no salga bien. Pero el pensamiento debe estar relacionado con lo podemos que aprender si fallamos, eso no volverá a ocurrir y cogeremos experiencia de cara a nuevas modificaciones. Es por ello que todas las ideas son buenas y se pueden probar, siempre y cuando se hayan estudiado previamente y analizado con la red más cercana de personas que trabajan contigo.

Además hay empresas que cuando saben del potencial de un nuevo negocio intentan contratar al jefe, con el objetivo de eliminar competencia y traer nuevas ideas a su entorno. Por ello algunos de los que empiezan no acaban con su empresa, ya que acaban trabajando para otra, entre otras cosas porque el salario es mayor. Pero hay que tener paciencia, ganas, esfuerzo y dedicación si tenemos una buena idea en la mente, ya que con constancia y dedicación iremos alcanzando nuestras metas hasta llegar a ser un negocio puntero en nuestro sector.

¿Estás capacitado para triunfar en el mundo empresarial?

Go to Top