Solicitar un préstamo
Capital Privado, Financiación
20/01/2018
Agostina Simeonoff

Préstamos personales en la cuesta de enero

Las navidades son una de las mejores épocas del año. Se reúnen las familias, largas y copiosas comidas con largas sobremesas y humor. Para finalizar todo esto los regalos son una de las tradiciones más longevas de la humanidad. Durante esta etapa del mes de diciembre los gastos suelen ser elevados y el bolsillo sufre en el primer mes del año.

Tras diciembre llega un mes de enero que suele estar lleno de proyectos. Al empezar el nuevo año nos marcamos unos retos que afrontar con el objetivo de mejorar nuestra calidad y nivel de vida. En muchas ocasiones tenemos que solicitar un préstamo o crédito personal que nos puede pesar en el futuro.

En ocasiones, para satisfacer nuestros deseos y llevar feliidad a nuestros serres queridos es necesario solicitar un crédio o préstamo, pero para ello debemos estar informados sobre qué y cuánto debemos solicitar. Una de las opciones al alza son los préstamos con garantía hipotecaria.

¿Qué son los préstamos con garantía hipotecaria?

Se utilizan como garantías para reunir grandes cantidades de dinero y poder hacer frente a pagos o deudas. En otros casos se utiliza para poder aceptar herencias o abrir nuevos negocios. En este artículo nos centraremos en posibles planes innovadores que tengamos para el futuro, pero a los que no podamos hacer frente por su coste económico.

En la garantía hipotecaria existe un aval que asegura a la entidad prestadora que en caso de impago, la entidad toma el inmueble. Por ello. para poder solicitar este tipo de préstamos hay que tener como mínimo a su nombre una propiedad. Una de las claves es pensar en la finalidad que queremos darle al producto, para saber si realmente lo necesitamos o no.

  • Un piso, un local, nave industrial o casa son aceptados como garantía
  • El importe de los préstamos con garantía hipotecaria es desde 5,000€ hasta 500,000€.
  • El plazo de devolución se puede alargar hasta 15 años.
  • Permiten disfrutar de varios periodos de carencia.
  • Se puede seguir habitando la vivienda que está puesta en garantía
Diálogo entre dos personas

Diálogo entre dos personas | Foto: @rawpixel

Ventajas de los préstamos con garantía hipotecaria

  • Aceptan a todos los clientes. No se fijan en la lista de morosos de ASNEF.
  • El servicio de respuesta es rápido. Tardan poco tiempo en contestar si pueden concederte el préstamo.
  • No es necesario tener un flujo de ingresos regulares, ya que en caso de impago toma como aval el inmueble.
  • Tampoco tienes justificar por qué solicitas el préstamo.

¿Cuánto puedo solicitar en un préstamo con garantía hipotecaria?

El importe máximo se calcula restando el valor tasado de la vivienda menos el monto pendiente que quede por pagar del préstamo hipotecario. El préstamo hipotecario es el que solicitas a la entidad, para poder pagar la compra de una vivienda. El préstamo con garantía hipotecaria es el préstamo que solicitas a la entidad en el que pones como aval el inmueble que has comprado. Esto es un ejemplo, ya que como hemos explicado antes no debe ser exclusivamente para el uso de la compra de viviendas.

Un ejemplo con número sería el siguiente: si el valor tasado de nuestra hipoteca es de 100.000€ y la deuda pendiente de la misma es de 25.000€, podremos disponer de 75.000€. Este dinero lo podemos utilizar como un préstamo o como garantía sobre nuestra propiedad.

Libreta y ordenador

Libreta y ordenador | Foto: @sabrituzcu

¿Qué es la garantía hipotecaria de un préstamo?

No es lo mismo un crédito hipotecario que otro con garantía hipotecaria. El primero nos concederá el inmueble, es decir, la propiedad, pero en ningún caso el capital, como ocurriría en el segundo caso. Por ello para conocer el total de capital de una vivienda, hay que fijarse en la diferencia entre el valor tasado y el saldo restante a pagar por la hipoteca.

Características básicas de los créditos hipotecarios

Son créditos en los que la única garantía de pago es un inmueble en propiedad o hipotecado. La gran diferencia con las hipotecas es que su objetivo no es comprar, si no para afrontar grandes gastos o deudas.

Estos préstamos lo conceden entidades bancarias e intermediarios financieros de crédito: las principales diferencias entre ambos suelen ser los requisitos más estrictos que te piden los primeros. Normalmente con las entidades bancarias se tarda más tiempo en recibir el dinero, por el proceso que tiene que realizar. En cambio con los préstamos de garantía hipotecaria los intermediarios solo exigirán poner como aval una vivienda y ser mayor de edad. También tardará unos días, por la tasación de la casa y la firma ante notario, aunque suele tardar un tiempo menor que con las entidades bancarias. Habitualmente los préstamos que ofrecen los intermediarios suelen tener un precio superior al de los bancos.

Lo más importante es saber en qué momento debemos solicitar este préstamo y que situaciones es recomendable, ya que de no poder hacer frente a los pagos perderemos la vivienda. Como ventaja hay que mencionar que los intermediarios suelen ofrecer un análisis y estudio gratuito sobre nuestra particular situación.

¿Puedo obtener préstamos hipotecarios con deudas?

Correcto, es uno de los pocos productos crediticios que podemos solicitar aunque estemos en la lista de morosos. Las empresas nos concederán que tengamos una deuda elevada y no es necesario que no esté vinculada a una entidad bancaria. En caso de tener algún tipo de deuda, debemos ser responsables, ya que de no hacer frente a alguna mensualidad podrían embargarnos la vivienda y complica más aún la situación.

Finalidades de los préstamos hipotecarios

El dinero podrá usarse en cualquier lugar, ya que como mencionábamos antes los intermediarios no nos pedirán que justifiquemos su utilidad. Estos son los usos más habituales cuando se solicita un préstamo de este tipo:

  • Abrir una nueva empresa o expandir un negocio.
  • Reagrupar deudas, con el objetivo de unificar las mismas y pagar en una sola cuota.
  • Conseguir dinero estando en un fichero de impagos.
  • Detener embargos, con el objetivo de paralizar el proceso y liquidar la deuda.
  • Recibir herencias, ante los altos costes que le producen al beneficiario.
Ipad

Ipad | Foto: @rawpixel

Condiciones para contratar préstamos hipotecarios

Sólo se exigen dos requisitos para poder acceder a un préstamo de este tipo:

  • Ser mayor de edad: habitualmente de 18 años, aunque algunas intermediarios financieros piden tener entre 21 y 25 años.
  • Tener una vivienda propia a nuestro nombre: nos pedirán que la vivienda ya esté pagada o por lo menos al 70 u 80% del valor de la misma.

 

¿Qué ocurre si no reembolso el dinero en el tiempo establecido?

En caso de sobrepasar los límites de tiempo, nuestro inmueble podría ser embargado tras el proceso judicial. Aunque la mayoría de empresas antes de ello, encarecen el precio del crédito por penalizaciones a través de: comisiones adicionales o intereses por demora.

Algunas empresas permiten solicitar un periodo de carencia total o parcial. En este tiempo no pagaremos las mensualidades, pero los intereses seguirán generando uno beneficios a favor de los intermediarios.

La otra opción es reducir la cantidad que abonamos al mes, es decir, se alarga el plazo, con lo cual se generarán más intereses porque habrá más mensualidades. Todo depende de si el impago nos puede acarrear que nos embarguen el inmueble, para tener que cambiar de opción.

Go to Top