diferencias entre empresa y autónomo
Capital Privado
02/06/2023
Giuseppe Tremamunno

 5 diferencias entre empresa y autónomo

Las diferencias entre empresa y autónomo son muchas más de las que piensas. Si bien es cierto que en la mayoría de casos solemos pensar que es lo mismo ser un trabajador autónomo que tener una empresa, la realidad es que son modalidades distintas.

Para no generar confusiones, es importante definir que ambos términos guardan una relación cercana, sin ser lo mismo. Un autónomo puede tener una empresa al mismo tiempo, pero no depende de ésta para ser considerado autónomo.

En este artículo, profundizaremos sobre las diferencias entre empresa y autónomo. Nos enfocaremos, a continuación, en la figura de autónomo como una persona que trabaja por cuenta propia y al empresario como un emprendedor. Veamos todo lo necesario.

Persona física vs persona jurídica

Para entender las diferencias entre empresa y autónomo, debemos partir definiendo qué es una persona física y una jurídica en el contexto español.

En primer lugar, una persona física es aquella facultada por la Ley para realizar transacciones, firmas de contratos y poseer bienes. En palabras simples, es una entidad individual sujeta a obligaciones y derechos.

Por otro lado, la persona jurídica, es una empresa o institución reconocida y constituida legalmente como tal. Dicha entidad tiene personalidad jurídica indistintamente de sus propietarios, por lo que acarrea derechos y obligaciones propios.

Teniendo esto claro, cabe mencionar que esta es la diferencia más importante entre un autónomo y una empresa. Un autónomo es una persona física y una empresa es una persona jurídica.

El autónomo se considera un empresario independiente que trabaja por cuenta propia. Por su parte, la empresa se constituye a partir de una sociedad, bien sea anónima o limitada.

{"Form":"Form_Progressive","Detalle_de_Fuente_PC":"WD04FORM","GCLID":"","IdAfExterno":"","Form_version":"4.3"}

 

1- Constitución

Aclarado el punto anterior, es momento de conocer todas las diferencias entre empresa y autónomo. La forma de constitución es una de las mayores distinciones entre estas dos figuras. El proceso de constitución para un trabajador autónomo es más simple. En este caso, solo debe:

  • Darse de alta en Hacienda por medio del modelo 036 o 037.
  • Registrarse en la Seguridad Social en función del tipo de actividad que desarrolle.
  • Además de esto, el autónomo debe gestionar ciertos trámites que se establecen de acuerdo con la actividad a la qué se dedique. 

Por otra parte, la constitución de una empresa es un proceso más complicado. La constitución depende de la fórmula jurídica de la empresa. Sin embargo, en términos generales hay que:

  • Hacer el registro de la denominación social.
  • Aportar el capital social en función de la actividad empresarial.
  • Elaborar los estatutos
  • Cumplir con el proceso de registro de escrituras ante el notario.
  • Además de esto, los miembros de la empresa tienen la obligación de darse de alta como autónomos societarios.

2- Tributación

Esta es otra de las diferencias entre empresa y autónomo que debes tener presente. Independientemente del caso, es esencial conocer los impuestos que debes pagar para evitar problemas con la Agencia Tributaria. Algunos impuestos relacionados a cada caso son:

  • Tanto empresas como autónomos deben declarar el IVA.
  • Por otro lado, el IRPF (Impuesto Sobre la Renta de las Personas Físicas), solo aplica para autónomos. Este tipo de impuesto grava sobre los ingresos que perciben las personas físicas. Cabe mencionar que este impuesto no es fijo, lo que quiere decir que mientras más factures, mayor será el importe a tributar.
  • Las empresas están obligadas a tributar el IS o Impuesto sobre Sociedades. Este tipo de impuesto es equivalente al 25% de las ganancias obtenidas por la empresa.

3- Responsabilidad

La responsabilidad es otra de las diferencias entre empresa y autónomo de gran importancia. Esto se refiere a la forma en que se hace frente en un escenario de deudas.

Para las empresas, estos casos implican una responsabilidad limitada. Ante cualquier deuda que no se pueda asumir, se debe hacer frente solo con el patrimonio de la empresa. En este sentido, el capital de los socios, es lo único que se arriesga.

Por otro lado, los autónomos se enfrentan a una situación más complicada. En este caso, los bienes de la empresa y el patrimonio personal son indistintos. Por lo tanto, en caso de pérdidas, el autónomo está obligado a hacer frente a las deudas con sus bienes.

4- Contabilidad

Este punto no se refiere a la facturación en un caso y otro, sino a la manera en la que se lleva a cabo la contabilidad. Para los autónomos, resulta más simple. En el caso de los autónomos que tributan por debajo de 600 mil euros anuales, requieren de contabilidad básica, por lo que no tienen un proceso contable estricto.

Las empresas, por otro lado, forman parte del Plan General Contable, por lo que deben llevar una contabilidad mucho más específica. Deben tener libros oficiales y actas. Además, es obligatoria la presentación de cuentas de forma anual ante el Registro Mercantil.

5- Capital

Finalmente, entre las 5 diferencias entre empresa y autónomo, tenemos el capital. En este caso, las empresas en su mayoría necesitan de un capital determinado para poder formalizarse.

Sin embargo, esto no aplica para el 100% de sociedades desde que entró en vigencia la Ley Crea y Crece que permite empezar una nueva empresa con tan solo 1 euro de capital. Los autónomos, por su parte, no necesitan tener un capital mínimo en ningún contexto.

¿Necesitas financiación para tu empresa o autónomos?

Ahora que conoces las diferencias entre empresa y autónomo, es mucho más simple comprender las necesidades y complejidades en cada caso. Para cualquier tipo de negocio, es esencial contar con el capital necesario tanto para empezar como para asumir deudas.

Por ello, si necesitas financiamiento rápido, en Prestamo Capital podemos ayudarte. Somos una fintech 100% española con amplia experiencia en el sector. Por ello, te ofrecemos diferentes opciones de préstamos para autónomos y préstamos para empresas.

Únicamente necesitas contar con un bien inmueble a tu nombre libre de hipoteca o con poca carga pendiente para solicitar un préstamo. De acuerdo con el valor de tasación de tu propiedad, te financiamos hasta 1.000.000€.

¿Necesitas dinero para empezar tu negocio? Completa nuestro formulario y te contactamos:

 

{"Form":"Form_Progressive","Detalle_de_Fuente_PC":"WD04FORM","GCLID":"","IdAfExterno":"","Form_version":"4.3"}

 

Go to Top