préstamo hipotecario para reforma de vivienda
Capital Privado
09/02/2024
Gerard Peiró Ribes

Préstamos entre empresas vinculadas y sus condiciones

La posibilidad de realizar préstamos entre empresas vinculadas es una opción de financiación para muchas sociedades. Este proceso consiste en la financiación otorgada a una compañía con la que hay una relación. A falta de liquidez, esta opción es de las más beneficiosas que se encuentran en el mercado.

Se considera que una empresa tiene vinculación con otra cuando participa, ya sea directa o indirectamente, en su gestión o en su capital. También se considera que existe una vinculación entre empresas que pertenecen a un mismo grupo empresarial.

¿Qué es una empresa vinculada?

Una empresa vinculada se refiere a una entidad empresarial que tiene algún grado de conexión, influencia o control sobre otra empresa. Esta relación surge cuando una empresa posee o controla directa o indirectamente una parte sustancial de las decisiones administrativas o financieras de otra compañía.

La situación más común se da con empresas dentro de un mismo grupo empresarial o holding, pero también hay otras posibilidades que pueden determinar la vinculación de las empresas como puede ser: contar con la mayoría de las acciones.

Al momento de otorgar o recibir un préstamo entre empresas vinculadas es fundamental que la operación esté estipulada al valor del mercado, para que no surjan inconvenientes con Hacienda.

Esto quiere decir que las cantidades de dinero, los intereses y las formas de pago deben ser similares a los requisitos que se tendrían que cumplir entre empresas que no están vinculadas, para favorecer la competencia del mercado.

Solicita aquí tu estudio gratuito y personalizado sin ningún tipo de compromiso.

{"Form":"Form_Classic","Detalle_de_Fuente_PC":"WD04FORM","GCLID":"","IdAfExterno":"","Form_version":"7.9"}

La Ley 27/2014, de 27 de noviembre, relacionada con el Impuesto sobre Sociedades, determina que las personas o empresas vinculadas responden a vínculos empresariales e incluyen a:

  • Socios o participantes de una entidad, asesores o administradores (excluyendo la remuneración).
  • Familiares hasta el tercer grado de socios o administradores.
  • Consejeros de entidades pertenecientes al mismo grupo.
  • Entidades participadas en al menos el 25%.
  • Dos entidades de un mismo grupo.

Además, se contempla la relación entre una entidad en España y sus establecimientos permanentes en el extranjero.

¿Qué son los préstamos entre empresas vinculadas?

Los préstamos entre empresas vinculadas con créditos que se conceden entre empresas en las que existe una relación de gestión o capital.

Una empresa A puede poseer un 40 % en participaciones de una empresa B, la empresa B pasa por un momento puntual de falta de liquidez, en este caso la empresa A puede conceder un crédito que aumente su capital.

El factor más importante en estos casos es el valor de mercado. Ante las autoridades y las administraciones, estos préstamos tienen el mismo valor de mercado que el que tendría un préstamo entre dos empresas no vinculadas. Por lo tanto, todo préstamo entre empresas vinculadas debe estar correctamente documentado y sus condiciones se atienen al valor actual que marca el mercado.

Y es importante destacar que los préstamos entre empresas vinculadas están sujetos a tributación. Dependiendo de las condiciones del préstamo y la legalidad vigente, ambas empresas deberán pagar impuestos por las transacciones financieras generadas por el crédito, incluso si forman parte del mismo grupo de sociedades.

Préstamos entre empresas vinculadas y Hacienda

En España, las autoridades financieras obligan a que los préstamos entre empresas vinculadas se lleven a cabo en función del valor normal del mercado. Esto significa que habrá que fijar un interés que esté acorde con el interés al que se prestan empresas no vinculadas.

El objetivo de establecer intereses obligatorios es conseguir que las condiciones del préstamo no favorezcan a empresas que dependen de otras marcas de mayor tamaño, protegiendo la libre competencia.

Además, es importante saber que la tributación es obligatoria en estas operaciones, por lo que es necesario tener presentes todas las consideraciones legales.

Según el artículo 25.2 del IRPF los préstamos entre empresas vinculadas se consideran rendimientos del capital inmobiliario para el IRPF del prestamista. En otras palabras, cuando una empresa presta dinero a otra con la cual está vinculada, los ingresos generados por ese préstamo son ganancias asociadas al capital inmobiliario para fines de la declaración.

Ahora bien, con respecto a la fiscalidad en este tipo de trámites, debes saber que es mucho más rigurosa. Por ello, asegúrate de tener todos los documentos necesarios al momento de solicitar u otorgar préstamos entre empresas vinculadas.

Las multas por declarar información falsa o inexacta ante la Agencia Tributaria varían en función de su gravedad. Si no son necesarias correcciones de valor por la Administración, la multa se ubica entre 1.000 € y 10.000 €. Por otro lado, si hay correcciones, la multa equivaldrá al 15% de la cuantía resultante de las operaciones corregidas.

Préstamos entre empresas vinculadas sin intereses

Como mencionamos antes, los préstamos entre empresas vinculadas deben funcionar igual que un crédito tradicional, y están condicionados a intereses. Y para la financiación empresarial hay un tipo de interés legal especifico. En 2024 es de un 3,25 % y se ha mantenido así en los últimos años.

Si bien es cierto que las empresas no están obligadas a definir el interés en un 3, 25 %, sí deben establecer un valor porcentual cercano a este valor de referencia. 

Intereses de préstamos entre empresas vinculadas

El interés en estos casos se determina teniendo en consideración varios factores. Lo ideal es que las partes lleguen a un acuerdo con respecto al interés que quede por escrito en el contrato del préstamo.

Algunos aspectos importantes para fijar el interés son el riesgo, el tiempo para devolver el dinero y la situación económica de las partes. Considerando todas estas variables, el porcentaje de interés puede fluctuar pese a estar cerca del 3,25 %.

Para evitar cualquier tipo de conflicto con Hacienda y librarse de alguna posible sanción tributaria, es muy importante poder justificar el por qué del porcentaje que se decide poner como interés en el contrato.

Contabilizar préstamos entre empresas del grupo

Es importante determinar si el préstamo en cuestión se clasifica a largo o corto plazo. En el supuesto de plazos largos, se considera una financiación básica para el prestatario y, en caso opuesto, una deuda financiera.

Para la empresa prestamista, será inversión financiera a largo o corto plazo, dependiendo de los tiempos de devolución del propio crédito.

Todos los movimientos referentes a préstamos entre empresas vinculadas deben quedar reflejadas, incluso si se trata de empresas pertenecientes a un mismo grupo empresarial.

Contrato de préstamos entre empresas

Un contrato de préstamo entre empresas vinculadas debe contener al menos la siguiente información:

  • Fecha y lugar de la celebración del contrato.
  • Datos identificativos de las partes, en este caso las dos empresas vinculadas.
  • Importe y fecha de la entrega del dinero del que consta el crédito.
  • Plazo y forma de devolución: estos plazos se pueden renegociar.
  • Tipo de interés
  • Otras cláusulas: en este espacio se puede incluir cualquier concepto particular que afecte al contrato, o las variaciones que puedan producirse con el tiempo.

Es importante cumplir con todos estos requisitos para elaborar un contrato válido a fin de evitar problemas legales en el futuro.

Alternativa a los préstamos entre empresas no vinculadas

Cuando alguna de las empresas de un mismo grupo empresarial tiene un problema financiero, suele acudir a alguna de las compañías con las cuales está vinculada para resolver el problema lo antes posible y con la mayor tranquilidad.

¿Pero qué sucede con empresas que no tienen vinculación con otras? En estos casos, se debe recurrir a fuentes de financiación externas como los préstamos de garantía hipotecaria de Prestamo Capital. Este producto también es una gran opción para empresas vinculadas que no tienen la suficiente liquidez para actuar como prestatarias.

Para solicitar estos préstamos empresariales, se debe presentar obligatoriamente una propiedad inmobiliaria como garantía, que puede ser un piso, una casa o un local. Esta propiedad no debe tener hipoteca o contar con baja carga pendiente.

Sin lugar a dudas, un préstamo de garantía hipotecaria puede ser una gran solución si los créditos entre empresas vinculadas no son viables para una compañía.

¡Obtén el dinero que necesitas con Prestamo Capital!

{"Form":"Form_Progressive","Detalle_de_Fuente_PC":"WD04FORM","GCLID":"","IdAfExterno":"","Form_version":"7.9"}

 

Go to Top