Tipos de garantía
Financiación
02/05/2024
Giuseppe Tremamunno

Los tipos de garantías para conseguir préstamos

¿Estás pensando en pedir un préstamo? Entonces debes tener presente que existen varios tipos de garantías que utilizan las entidades financieras para aportar mayor seguridad a tu solicitud. La garantía que se requiere en cada caso dependerá del tipo de crédito y la entidad financiera.

Antes de solicitar dinero a una entidad, tienes que saber si es que cumples o no con el tipo de garantía que se ajusta al crédito que necesitas. Si no conoces cuáles son, ¡no te preocupes! En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber y las particularidades de cada uno.

¿Qué es la garantía de un préstamo?

Antes de hablar sobre los tipos de garantías que existen, empecemos por definir que es una garantía en el sector financiero. En palabras simples, se trata de un medio para asegurar que el prestatario devolverá el dinero solicitado a un banco o entidad financiera.

Dicho de otro modo, al contar con una garantía, la entidad tiene mayor seguridad de que el solicitante reembolsará la cuantía recibida, pues en caso contrario respondería con la garantía. Todos las entidades de préstamos funcionan bajo esta misma modalidad, lo que les permite prevenir situaciones de impago.

{"Form":"Form_Progressive","Detalle_de_Fuente_PC":"WD04FORM","GCLID":"","IdAfExterno":"","Form_version":"7.12"}

 

#1 Garantía personal

Teniendo clara su definición, es buen momento para hablar sobre los diferentes tipos de garantías. En primer lugar, tenemos la garantía personal que funciona al responder con todo tu patrimonio y bienes, sin determinar uno en particular al momento de la contratación de la financiación.

Estas obligaciones las adquieres directamente con la entidad prestataria durante la contratación de crédito. Al optar por estos tipos de garantías, puedes seguir haciendo uso de tu patrimonio y bienes

#2 Garantía hipotecaria

La garantía hipotecaria es una de las opciones que ofrece más flexibilidad actualmente. Estos tipos de garantías funcionan con el uso de una casa, local o piso como aval del préstamo. Gracias a esto, es posible conseguir grandes cantidades de dinero dependiendo de la tasación de la propiedad.

Actualmente, puedes conseguir este tipo de préstamos en empresas de capital privado como Prestamo Capital, que ofrecen financiación desde 15.000 € hasta 300.000 €, para devolver en un plazo de hasta 20 años, con tasas de interés realmente competitivas.

En este caso, no necesitas contar con la figura de un avalista, bien sea un fiador, un banco o una compañía de seguros, pues basta con presentar la vivienda como garantía para obtener el dinero. Esta propiedad puede ser una casa, piso o local y debe tener poca hipoteca pendiente.

#3 Garantía de coche

La garantía de coche es un tipo de garantía que se enfoca en un bien específico (tu vehículo). Esto no quiere decir que vayas a entregar el coche al momento de contratar el préstamo, sino que es el bien que puede embargar el banco o la entidad financiera si llegas a incumplir con las cuotas.

Las condiciones de estos tipos de garantía dependen mucho del prestamista al que hagas la solicitud. Generalmente, puedes seguir usando el coche, pero hay ciertas restricciones como la prohibición de su venta. Asimismo, hay bancos que fijan un límite de edad para poder utilizar un coche como garantía y obtener financiación.

Hoy en día existen empresas específicas que se encargan de otorgar financiación con un coche como garantía como: IbancarCarback. 

#4 Garantía de un tercero

Esto se refiere a los tipos de garantías en que una tercera persona se compromete a responder por el incumplimiento de las obligaciones del prestatario ante el prestamista.

Una de las principales características de este tipo de garantía es que cuenta con la figura de la fianza o la existencia de un fiador que asegura el cumplimiento del pago ante el banco o la entidad. 

Dentro de estos tipos de garantías también existe la póliza de caución en la que una empresa de seguros actúa como avalista del crédito. En este sentido, si no cumples con el pago correspondiente, la aseguradora indemnizará al banco o entidad en cuestión.

¿Para qué sirven los tipos de garantía de un préstamo?

Como destacamos antes, los tipos de garantías de un préstamo son útiles para garantizar al prestamista la devolución del dinero entregado. En palabras simples, la garantía sirve para proteger a la entidad bancaria o financiera del impago en cualquier caso.

Cada uno de los tipos de garantías ofrecen diferentes niveles de seguridad y consideraciones establecidas en el contrato entre el prestamista y el prestatario. Igualmente, cada garantía ofrece ventajas y desventajas que se deben tener presentes antes de establecer el acuerdo.

Ventajas de los préstamos con garantía:

Si bien es cierto que en el mundo financiero hay posibilidad de conseguir préstamos sin garantía, los créditos garantizados tienen sus beneficios:

Si tienes una propiedad inmueble a tu nombre, puedes usarlo como garantía para conseguir mayores cantidades de dinero. Esto es una gran solución si necesitas reformar tu vivienda, salir de ASNEFreunificar deudas o cualquier otra operación que requiera de una gran cantidad de dinero. Al tener una garantía sobre una propiedad, el prestamista tiene mayor seguridad y puede ofrecer más dinero.

La garantía sobre un bien, te permite acceder a mejores condiciones de contratación, como una tasa de interés competitiva y plazos de amortización más largos.

Otro beneficio importante es que al tener una garantía, es mucho más simple que el banco o la entidad financiera apruebe tu solicitud del préstamo. Sin embargo, cabe mencionar que los bancos también piden otros requisitos, como tener un buen historial crediticio.

En el caso de la garantía hipotecaria, puedes usar el dinero del préstamo en el fin que consideres necesario, lo que supone una de las ventajas más importantes.

Desventajas de los préstamos con garantía:

Ahora que hablamos de los beneficios de los tipos de garantías, es necesario resaltar algunos inconvenientes y los más importantes son:

Si no cumples con tus obligaciones de pago, puedes perder tu vivienda, coche o, el avalista podría verse obligado a pagar tus deudas, lo que te coloca en una posición de desventaja.

En casos particulares, hay costes adicionales que debes asumir con el proceso de garantía, como por ejemplo, el pago de la tasación de un inmueble. En cualquier caso, es importante revisar los términos y condiciones de cada entidad financiera.

{"Form":"Form_Progressive","Detalle_de_Fuente_PC":"WD04FORM","GCLID":"","IdAfExterno":"","Form_version":"7.12"}

 

Ir a Arriba